7 dic. 2017

En la naturaleza, cada concreción...


Foto: Propia

“En la naturaleza, cada concreción
es la efímera apuesta que la vida,
incluso la inerte,
aporta para realizar sus instintos
tras lo cual dejar a otros
la oportunidad de su tiempo
aportando, cada cual, su repercusión
en eso a lo que llamamos realidad.

Lo cierto es que las facultades que tienen
son porque les sirven durante su tiempo
para defenderse de la realidad
pues sólo son aberraciones de la nada
tendentes a ser absorbidos por ella
por lo inapropiado que es ser.

Nada tienen más importancia
que ser una efímera concreción natural
tendente a reconciliarse con la nada.

Así que no sería infame
contemplar a la existencia
como la forma en que la realidad
se comprende a sí misma
pues el daño, dolor o tristeza
no es más que la antesala
del común de los destinos.”

Con la palabra libertad...

Foto de: https://www.huffingtonpost.com/2014/01/08/3-under-3_n_4563458.html

“Con la palabra libertad
se nos llena la boca en seguida
no dudando en utilizar
frases y citas lapidarias
cuya profundidad viene avalada
por alguien que en su contexto
como expresión de su dignidad le surgieron,
pero, como vienen bien,
las reproducimos sacrílegamente
mercantileando sentimientos y razones
avalados por refranes, proverbios y corolarios
y en ese arrebato de fingida genialidad
dejar callados a los demás
para poder hacer uno lo que le de la gana.

Es como, por ejemplo,
por llamarse María Jesús
o José María o David
requerir reconocimiento
por virtud y endiosamiento
cuando en realidad no sea aplicable
pues nadie es dios fuera del enamoramiento
sino tan solo una normal persona
cuya ocurrencia fue la de sus padres
al ver en nosotros la mano del simbolismo
porque a la luz del amor fraternal
la ternura envilece cualquier realidad.

Cuánto daño se hace a la memoria
aunque más al que así actúa
pues sin duda deja claro
el comercio de intereses perseguido
donde todo vale para ganar.”

Esa parte donde más allá es otra cosa...

Foto: http://www.infocirco.com/articulo.php?id=40

“Esa parte donde más allá es otra cosa
quizá suscitadora de ensoñaciones
donde el avance y el progreso se acunan
pero por desconocido surge temor,
ahí es donde de situarse
reside el peor mal de ser humano
pues el ímpetu siempre inquieto
querrá superar dicha limitación
para alcanzar una u otra esperanza
percibida como de tal importancia
que todo el espacio que hay antes
donde su vida se desarrolló normalmente
parece ser ese oscuro calabozo
con grilletes de impotencia y conformismo
que limitan la expectativa percibida
y sin cuyo alcance
este espíritu se marchita
como el del poderoso elefante
que tras ser domesticado,
con la sola visión de su cuerda,
centra toda su potencia
en reproducir lo aprendido
para recibir su refuerzo positivo.”

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.